Blog semanal

Blog semanal

jueves, 17 de julio de 2014

SON GOTLEU

Son Gotleu es un barrio especial para mí, en él viví cuando me casé, fui monitor del esplai del barrio bastantes años y activista vecinal, porque valía la pena luchar por las personas que en él residían.

Lo mismo sigo pensando y sintiendo hoy, que la gente que vive en Son Gotleu merece la pena y que no se les puede dejar atrás. Es cierto que en los últimos años muchos de los problemas que antes estaban concentrados allí ahora son problemas comunes a muchos barrios de la ciudad, como las tasas elevadas de paro y exclusión social, falta de recursos económicos para una vida digna, pobreza infantil, problemas de pago en las comunidades de vecinos, degradación del espacio urbano, falta de seguridad, etc. Pero ello no quita que en Son Gotleu estén un escalón más agravados y que los vecinos sean en muchos casos prisioneros de esa realidad sin que ellos hayan hecho nada para merecerlo.

Son Gotleu ha sido siempre un barrio con mucha vida, con mucha actividad comercial y con las calles llenas de gente. Personas trabajadoras que primero vinieron de la península buscando un trabajo y un futuro para sus familias y que ahora han venido del extranjero buscando lo mismo. Además en el barrio hay un grupo de profesionales comprometidos como he visto en pocos sitios, hablo de la Plataforma de Son Gotleu, integrada por los vecinos, profesores de todos los colegios del barrio, del centro de salud, de la parroquia y de los servicios sociales del Ajuntament. Un grupo que ha puesto en marcha iniciativas preciosas de integración, de convivencia, de atención a las personas con problemas, y que luchan de forma coordinada por un barrio mejor.



Pero basta darse una paseo por sus calles y hablar con los vecinos para darse cuenta que las necesidades son enormes y que el Ajuntament se tiene que implicar a fondo, no puede mirar desde la barrera, ha de bajar al ruedo y tomar partido por los vecinos. Por ejemplo, uno de los problemas que han agravado la situación son los pisos que se han quedado los bancos por los desahucios, que en muchos casos han sido ocupados por grupos que los utilicen para delinquir, y que en todos los casos ha supuesto dejar de pagar la comunidad de vecinos.  Y cuando la comunidad no tiene dinero no  puede reparar las fugas de aguas sucias (bastante habituales dada la edad de las fincas y un problema que llega a la vía pública), no tienen dinero para arreglar los desperfectos de las fachadas, ni para pagar la luz y el agua de la comunidad, ni para arreglar la puerta de entrada a la finca que les rompen cada dos por tres, etc, etc. Así que el Ajuntament ha de llamar al orden a los bancos, primero para evitar más desahucios, luego para que cuiden de los pisos ya desahucios y no los dejen abandonados y por último para que paguen al día la comunidad de vecinos y no sean morosos (vaya paradoja, los bancos morosos, al revés tardarían poco en cobrar la deuda)

Así que o el Ajuntament se implica y trabaja al lado de las comunidades de vecinos o los problemas en las fincas tienen difícil solución, y eso repercute y mucho en la vida de las personas que en ellas viven, y en todo el barrio.

Podría seguir y seguir hablando de problemas del barrio, tengo claro que no hay soluciones mágicas, pero también pienso que muchos tienen solución. Se trata de constancia, sentido común y voluntad política. MERECE LA PENA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario